Consejos para estudiar bien

Cómo estudiar eficazmente para los exámenes

Tanto si estás en el instituto como si eres un adulto que vuelve a la universidad, compaginar los deberes con otras responsabilidades puede ser todo un reto. Si estás al borde del agotamiento, aquí tienes algunos consejos de estudio que están científicamente probados para ayudarte a tener éxito.

En tu calendario, marca los espacios de tiempo que puedes dedicar a tus estudios. Debes programar un tiempo de estudio cada día, pero otros compromisos pueden hacer que algunas sesiones sean más largas que otras.

Esta es una de las razones por las que es tan importante programar el tiempo de estudio: reduce la tentación de quedarse despierto toda la noche empollando para un examen importante. En lugar de ello, debes procurar dormir siete o más horas la noche anterior a un examen.

Hay un delicado equilibrio cuando se trata del mejor lugar de estudio: Necesitas un lugar que sea cómodo pero que no sea tan relajante como para acabar durmiendo. Para algunas personas, eso significa trabajar en un escritorio. Otros se sienten mejor en el sofá o en la mesa de la cocina. La cama, por el contrario, puede ser demasiado cómoda.

Rodearse de paz y tranquilidad ayuda a concentrarse. Si los niños hacen mucho ruido o hay obras delante de tu ventana, puede que tengas que trasladarte a un dormitorio en el piso de arriba, a una cafetería tranquila o a la biblioteca local.

Cómo estudiar en casa

Con demasiada frecuencia, la gente se imagina que las largas horas de estudio son el mejor camino para ser un estudiante modélico y de sobresaliente. Sin embargo, las investigaciones demuestran que los estudiantes con más éxito pasan menos tiempo estudiando que sus compañeros, simplemente estudian de forma más eficaz.

En esta época de redes sociales y distracciones digitales, muchos estudiantes -y adultos- realizan muchas tareas múltiples. Pero no existe la multitarea con éxito, porque gran parte del tiempo que se emplea se pierde en el cambio de contexto, donde el cerebro tiene que reiniciar y volver a centrarse.

Consideremos la fórmula “trabajo realizado = intensidad de la concentración X tiempo empleado”. Un estudiante que está estudiando para la asignatura de Biología, pero que también revisa sus textos y se desplaza por Instagram, tiene una intensidad de concentración baja, digamos un 3. Aunque pasa 3 horas “estudiando”, su trabajo realizado es sólo un 9.

Por otro lado, un estudiante que toma medidas para centrarse únicamente en la Biología AP tiene una alta intensidad de enfoque-un 10. Aunque sólo pasa una hora estudiando, logra más que su compañero distraído en 3 horas.

Consejos para los estudiantes

¿Alguna vez has sentido que tus hábitos de estudio no son suficientes? ¿Te preguntas qué podrías hacer para rendir mejor en clase y en los exámenes? Muchos estudiantes se dan cuenta de que sus hábitos de estudio en el instituto no son muy eficaces en la universidad. Esto es comprensible, ya que la universidad es muy diferente del instituto. Los profesores se involucran menos personalmente, las clases son más grandes, los exámenes valen más, la lectura es más intensa y las clases son mucho más rigurosas. Eso no significa que haya nada malo en ti; sólo significa que necesitas aprender algunas técnicas de estudio más eficaces. Afortunadamente, hay muchas estrategias de estudio activas y efectivas que han demostrado ser eficaces en las clases universitarias.

Este folleto ofrece varios consejos para estudiar de forma eficaz. Implementar estos consejos en tu rutina de estudio habitual te ayudará a aprender el material del curso de forma eficiente y eficaz. Experimenta con ellos y encuentra algunos que te funcionen.

Leer y releer simplemente los textos o los apuntes no es participar activamente en el material. Se trata simplemente de releer los apuntes. Hacer sólo las lecturas para la clase no es estudiar. Es simplemente hacer la lectura para la clase. La relectura conduce a un rápido olvido.

Métodos de estudio activos

La universidad es una experiencia emocionante que cambia la vida. Puede que sea la primera vez que vivas por tu cuenta, y es una oportunidad fantástica para hacer amigos, conocer gente nueva y aprender sobre tus intereses tanto personales como profesionales. Sin embargo, la adaptación a la vida universitaria puede ser abrumadora, y la búsqueda de una rutina de estudio sólida no es una excepción. Echa un vistazo a estos consejos de estudio para la universidad que te ayudarán a tener éxito.

No hay una fórmula mágica ni una receta fija para estudiar con eficacia… ¡cada estudiante es diferente! Puede que tú estudies bien en una biblioteca, mientras que tu compañero de piso estudia mejor en su dormitorio. La clave es probar diferentes métodos de estudio -incluyendo diferentes entornos de estudio- para descubrir qué es lo que mejor funciona para ti.

Lo primero y más importante es que te hagas con una agenda universitaria. Puede ser una agenda con un diseño creativo, un cuaderno sencillo, un calendario de pared o incluso un pequeño calendario de borrado en seco para tu escritorio que cambie cada mes. Un calendario de pared o un calendario de sobremesa es lo mejor para comprobar las citas, los eventos y las fechas de entrega, mientras que un cuaderno de planificación de algún tipo será lo mejor para planificar sobre la marcha, estés donde estés. Este planificador te mantendrá controlado cuando estés en clase o en una reunión con tu asesor.