Concepto de estudio de impacto ambiental

Importancia de la evaluación del impacto ambiental

La evaluación de impacto ambiental o EIA puede definirse como el estudio para predecir el efecto de una actividad o proyecto propuesto sobre el medio ambiente. La EIA es una herramienta de toma de decisiones que compara varias alternativas para un proyecto y trata de identificar la que representa la mejor combinación de costes y beneficios económicos y medioambientales.

La Evaluación de Impacto Ambiental o EIA puede definirse como el estudio para predecir el efecto de una actividad/proyecto propuesto sobre el medio ambiente. La EIA es una herramienta de toma de decisiones que compara varias alternativas para un proyecto y trata de identificar la que representa la mejor combinación de costes y beneficios económicos y medioambientales.

La EIA examina sistemáticamente las consecuencias tanto beneficiosas como adversas del proyecto y garantiza que estos efectos se tengan en cuenta durante el diseño del mismo. Ayuda a identificar los posibles efectos ambientales del proyecto propuesto, propone medidas para mitigar los efectos adversos y predice si habrá efectos ambientales adversos significativos, incluso después de aplicar la mitigación. Al tener en cuenta los efectos ambientales del proyecto y su mitigación en una fase temprana del ciclo de planificación del mismo, la evaluación ambiental tiene muchas ventajas, como la protección del medio ambiente, la utilización óptima de los recursos y el ahorro de tiempo y costes del proyecto. Una EIA bien realizada también disminuye los conflictos al promover la participación de la comunidad, informar a los responsables de la toma de decisiones y ayudar a sentar las bases de proyectos ecológicamente racionales. Los beneficios de la integración de la EIA se han observado en todas las fases de un proyecto, desde la exploración y la planificación, pasando por la construcción, las operaciones, el desmantelamiento y más allá del cierre del emplazamiento.

Concepto de estudio de impacto ambiental 2021

Las EIA garantizan que los responsables de la toma de decisiones de los proyectos piensen en los posibles efectos sobre el medio ambiente lo antes posible y traten de evitar, reducir o compensar esos efectos. De este modo se garantiza que las propuestas se entiendan correctamente antes de tomar decisiones.

La EIA consta de 5 fases principales. Si se requiere una EIA, se redactará un Informe de Impacto Ambiental que se presentará junto con la solicitud de autorización del proyecto. El público tendrá la oportunidad de hacer comentarios. De este modo se garantiza la posibilidad de participar en la toma de decisiones.

La autoridad competente debe tener en cuenta el informe de la EIA y los comentarios que se hagan sobre él antes de decidir si se autoriza el proyecto. La notificación de la decisión debe publicarse.

Las autoridades competentes deciden si conceden la autorización de un proyecto. La información del proceso de EIA debe tenerse en cuenta a la hora de tomar una decisión. También se tienen en cuenta los comentarios de los consultores legales y del público.

Comentarios

La EIA, a menudo exigida por la ley, las políticas, las órdenes administrativas o los reglamentos, identifica, predice y evalúa sistemáticamente las consecuencias medioambientales reales y potenciales de un proyecto, antes de que éste sea aprobado. El proceso de EIA garantiza que los proponentes asuman la responsabilidad de minimizar los impactos ambientales de su proyecto propuesto. Los responsables de la toma de decisiones y otras partes interesadas utilizan la información generada por el proceso de EIA para identificar las opciones de gestión medioambiental y decidir si el proyecto propuesto seguirá adelante y cómo. Una característica clave de la EIA es la participación del público.

Utilizada en muchos países, el objetivo de la EIA es reducir el impacto ambiental de un proyecto en la fase más temprana posible del ciclo del proyecto, es decir, durante la etapa de planificación. Aunque los procesos de EIA difieren entre países y proyectos, hay varios componentes comunes:

La EIA ha sido objeto de muchas críticas a lo largo de los años, entre las que destacan las siguientes: prácticas de consulta pública deficientes; informes mal redactados; prácticas costosas, ineficaces y que requieren mucho tiempo; alcance limitado; información infravalorada u omitida en los informes; EIA tratada como un proceso independiente y no integrada en el ciclo del proyecto; falta de seguimiento y revisión de los términos establecidos en los informes; y aplicación incoherente. El resultado es una falta de confianza en el proceso de EIA tanto por parte de los responsables de la toma de decisiones como del público en general.

Declaración de impacto ambiental

Una declaración de impacto ambiental es un informe gubernamental que describe cómo un proyecto federal propuesto podría afectar al entorno natural. Las declaraciones de impacto ambiental son necesarias para determinados proyectos de infraestructuras importantes, aunque no se exigen para proyectos más pequeños.

Los organismos reguladores utilizan las declaraciones de impacto ambiental para sopesar los beneficios de los proyectos previstos frente a sus consecuencias medioambientales. En la fase de borrador, hay un periodo de comentarios en el que el público puede opinar.

Las declaraciones de impacto ambiental son exigidas por el artículo 102(2) (C) de la Ley Nacional de Política Ambiental de 1969 y son revisadas por la Agencia de Protección Ambiental (EPA). El público puede hacer comentarios sobre una DIA mientras está en su fase de borrador, y los comentarios pueden ser tenidos en cuenta cuando la DIA está siendo finalizada.

Todas las DIA se publican en el Registro Federal y están disponibles en línea en el sitio web de la EPA. También están disponibles todas las DIAs en fase de borrador. La agencia medioambiental pone a disposición las declaraciones una vez finalizadas. Las DIA históricas, que se remontan a 1969, pueden encontrarse en la Biblioteca de Transporte de la Universidad Northwestern.