Complementos alimenticios para estudiar

Alimentos para el cerebro pubmed

Aunque siempre hemos sabido que lo que comemos afecta a nuestro cuerpo y a nuestro aspecto, los científicos siguen descubriendo pruebas de que lo que comemos desempeña un papel muy importante en la salud de nuestro cerebro. Sí, cuando se trata de mantener la agudeza mental y la concentración, comer muchos alimentos para el cerebro es importante, especialmente para nuestra materia gris.

Los alimentos para el cerebro son ricos en antioxidantes, grasas saludables, vitaminas y minerales. Proporcionan energía al cerebro y ayudan a proteger las células cerebrales, lo que ayuda a prevenir el desarrollo de enfermedades cerebrales.

En el intestino se crean una serie de hormonas y neurotransmisores importantes que pueden llegar al cerebro, lo que influye en las capacidades cognitivas, como la comprensión y el procesamiento de nueva información, además de la memoria y la concentración. Esto significa que un intestino que funcione bien es esencial para enviar al cerebro el tipo de señales químicas que nos ayudan a funcionar lo mejor posible.

Mientras que la inflamación ayuda a protegernos contra las enfermedades y repara el cuerpo cuando se hace algo como cortarse, la inflamación crónica es un animal diferente. Se ha relacionado con una serie de trastornos mentales y cognitivos, como la demencia, el deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer, entre otros problemas relacionados con la edad.

Qué alimentos comer para mejorar la concentración y el rendimiento escolar

El principal problema de todos los suplementos de venta libre es la falta de regulación. La FDA no supervisa las pruebas de los productos ni la exactitud de los ingredientes, sino que se limita a vigilar los suplementos que hacen declaraciones de salud relacionadas con el tratamiento de enfermedades específicas.

En cuanto a la salud del cerebro, esto significa que un fabricante de suplementos puede afirmar que un producto ayuda a la agudeza mental o a la pérdida de memoria, pero no que proteja o mejore la demencia o la enfermedad de Alzheimer. De este modo, los fabricantes no tienen que respaldar ninguna afirmación sobre la eficacia de su producto.

Estas dietas contienen alimentos con grandes cantidades de estas vitaminas y minerales. Pero lo que no está claro es si lo beneficioso es la combinación de nutrientes de estas dietas, o si se trata de algunos específicos o incluso de ciertas cantidades, o de otros factores. Los investigadores han intentado responder a estas preguntas probando cómo afectan estos nutrientes individuales a la salud cognitiva. Hasta ahora, los limitados estudios realizados no han encontrado pruebas de que ayuden, con algunas raras excepciones.

Vitaminas para el cerebro

Uno es lo que come. Aunque no te transformes literalmente en lo que comes, tus elecciones nutricionales desempeñan sin duda un papel importante en tu salud general. No sólo eso, sino que hay ciertos alimentos que pueden incluso ayudar a mantener o mejorar la salud de su cerebro. Comer los alimentos adecuados para mantener el cerebro sano puede reducir drásticamente el riesgo de desarrollar problemas neurológicos en el futuro. Estos son algunos de los mejores alimentos para el cerebro:

Los arándanos contienen un compuesto que tiene efectos antiinflamatorios y antioxidantes. Esto significa que los arándanos pueden reducir la inflamación, lo que disminuye el riesgo de envejecimiento del cerebro y de enfermedades neurodegenerativas. Además, se ha descubierto que los antioxidantes ayudan a la comunicación entre las células cerebrales.

Los huevos son ricos en vitaminas del grupo B y en un nutriente llamado colina. Las vitaminas del grupo B contribuyen a frenar el deterioro cognitivo, y su carencia se ha asociado a la depresión y la demencia. El cuerpo utiliza la colina para crear los neurotransmisores responsables del estado de ánimo y la memoria.

Píldoras saludables para el cerebro

Aunque la desnutrición no es el único factor, se asocia con el deterioro cerebral a largo plazo. Sin embargo, investigaciones anteriores han sugerido que los alimentos complementarios tradicionales para niños pequeños podrían carecer de nutrientes clave que podrían favorecer los cambios regenerativos en el cerebro.

Por ello, un equipo de investigadores estadounidenses se propuso evaluar los efectos de los suplementos alimenticios en la mejora de la memoria de trabajo (un elemento clave del rendimiento académico a largo plazo) y del flujo sanguíneo al cerebro (flujo sanguíneo cerebral, una medida de la salud cerebral) en niños con riesgo de desnutrición.

Sus conclusiones se basan en 1.059 niños de entre 15 meses y 7 años que viven en 10 aldeas de Guinea-Bissau (África occidental), a los que se asignó aleatoriamente una de las tres comidas, servidas cinco mañanas a la semana durante 23 semanas.

La primera era un nuevo complemento alimenticio (NEWSUP) con alto contenido en antioxidantes, otras vitaminas y minerales, polifenoles del cacao, ácidos grasos omega 3 y proteínas. El segundo era un alimento mixto fortificado (FBF) utilizado en programas de nutrición, y el tercero era una comida de control (un desayuno tradicional de arroz).