Ciencias que estudian la comunicacion no verbal

Comunicación verbal y no verbal

La comunicación no verbal (CNV) es la transmisión de mensajes o señales a través de una plataforma no verbal, como el contacto visual, las expresiones faciales, los gestos, la postura y el lenguaje corporal. Incluye el uso de señales sociales, kinésicas, de distancia (proxémicas) y de entornos físicos/apariencia, de la voz (paralenguaje) y del tacto (hápticas)[1] También puede incluir el uso del tiempo (cronémicas) y el contacto visual y las acciones de mirar mientras se habla y se escucha, la frecuencia de las miradas, los patrones de fijación, la dilatación de la pupila y el ritmo de parpadeo (oculares).

El estudio de la comunicación no verbal se inició en 1872 con la publicación de The Expression of the Emotions in Man and Animals, de Charles Darwin. Darwin comenzó a estudiar la comunicación no verbal al observar las interacciones entre animales como leones, tigres, perros, etc. y se dio cuenta de que también se comunicaban mediante gestos y expresiones. Por primera vez, se estudió la comunicación no verbal y se cuestionó su importancia[2]. Hoy en día, los estudiosos sostienen que la comunicación no verbal puede transmitir más significado que la comunicación verbal[3]. Algunos estudiosos afirman que la mayoría de las personas confían en las formas de comunicación no verbal por encima de la comunicación verbal. Ray Birdwhistell[nota 1] concluye que la comunicación no verbal representa entre el 60 y el 70 por ciento de la comunicación humana,[4] aunque, según otros investigadores, este tipo de comunicación no es cuantificable[5] o no refleja la comunicación humana moderna, especialmente cuando la gente depende tanto de los medios escritos[6].

Descodificación de la comunicación no verbal en las fuerzas del orden

Harrigan, Jinni A. “3 Metodología: codificación y estudio del comportamiento no verbal”. Nonverbal Communication, editado por Judith A. Hall y Mark L. Knapp, Berlín, Boston: De Gruyter Mouton, 2013, pp. 35-68. https://doi.org/10.1515/9783110238150.35

Harrigan, J. (2013). 3 Metodología: codificación y estudio del comportamiento no verbal. En J. Hall & M. Knapp (Ed.), Nonverbal Communication (pp. 35-68). Berlín, Boston: De Gruyter Mouton. https://doi.org/10.1515/9783110238150.35

Harrigan, J. 2013. 3 Metodología: codificación y estudio del comportamiento no verbal. En: Hall, J. y Knapp, M. ed. Nonverbal Communication. Berlín, Boston: De Gruyter Mouton, pp. 35-68. https://doi.org/10.1515/9783110238150.35

Harrigan, Jinni A. “3 Metodología: codificación y estudio del comportamiento no verbal” En Nonverbal Communication editado por Judith A. Hall y Mark L. Knapp, 35-68. Berlín, Boston: De Gruyter Mouton, 2013. https://doi.org/10.1515/9783110238150.35

Harrigan J. 3 Metodología: codificación y estudio del comportamiento no verbal. En: Hall J, Knapp M (ed.) Nonverbal Communication. Berlín, Boston: De Gruyter Mouton; 2013. p.35-68. https://doi.org/10.1515/9783110238150.35

Teoría de la comunicación no verbal

La comunicación no verbal, también llamada lenguaje manual, es el proceso de enviar y recibir mensajes sin utilizar palabras, ya sean habladas o escritas. Al igual que la cursiva enfatiza el lenguaje escrito, el comportamiento no verbal puede enfatizar partes de un mensaje verbal.

Los mensajes no verbales han sido reconocidos durante siglos como un aspecto crítico de la comunicación. Por ejemplo, en “The Advancement of Learning” (1605), Francis Bacon observó que “los lineamientos del cuerpo revelan la disposición e inclinación de la mente en general, pero los movimientos del semblante y las partes no sólo lo hacen, sino que revelan además el humor y el estado presentes de la mente y la voluntad”.

“Los signos o emblemas incluyen todos aquellos gestos que suplantan a las palabras, los números y los signos de puntuación. Pueden variar desde el gesto monosilábico del pulgar prominente de un autoestopista hasta sistemas tan complejos como el lenguaje de signos americano para sordos, donde las señales no verbales tienen una traducción verbal directa. Sin embargo, hay que destacar que los signos y emblemas son específicos de cada cultura. El gesto del pulgar y el índice utilizado para representar “A-Okay” en los Estados Unidos asume una interpretación despectiva y ofensiva en algunos países latinoamericanos”. (Wallace V. Schmidt et al., Communicating Globally: Intercultural Communication and International Business. Sage, 2007)

Revistas académicas de comunicación no verbal

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y tras actualizaciones sustanciales. Más información.

Una parte sustancial de nuestra comunicación es no verbal. De hecho, algunos investigadores sugieren que el porcentaje de comunicación no verbal es cuatro veces mayor que el de la comunicación verbal, ya que el 80% de lo que comunicamos implica nuestras acciones y gestos, mientras que sólo el 20% se transmite con el uso de palabras.

Cada día respondemos a miles de señales y comportamientos no verbales, como posturas, expresiones faciales, mirada, gestos y tono de voz. Desde el apretón de manos hasta el peinado, nuestra comunicación no verbal revela quiénes somos e influye en la forma en que nos relacionamos con otras personas.

La Asociación Americana de Psicología (APA) define la comunicación no verbal como “el acto de transmitir información sin el uso de palabras”. Añade que el conocimiento de la cultura de una persona puede ser importante para entender sus señales no verbales.