Ciencia que estudia tecnicas de la educacion

5 métodos de enseñanza de las ciencias

¿Cómo enseñan las ciencias los mejores profesores? La verdadera pregunta es: ¿cómo se enseña a los alumnos a pensar como científicos? La mentalidad de los profesores y sus comentarios son cruciales para la enseñanza en el aula de ciencias. He aquí cinco técnicas de enseñanza para el aula de ciencias y sus explicaciones.

Es beneficioso que los niños se enfrenten a problemas de la vida real y relacionen estos problemas con la teoría científica. Las habilidades del siglo XXI para los profesores y los principios en los que se basa la forma de enseñar ciencias son las cuatro C básicas de muchas disciplinas: pensamiento crítico, comunicación, colaboración y creatividad. La vida real y los estudios de casos fomentan la colaboración, así como las otras tres C. La enseñanza entre iguales hace que los alumnos se comprometan y los educa sobre sí mismos, sobre los demás y sobre el mundo que les rodea. Los proyectos científicos suelen tener objetivos a largo plazo y hacen que los alumnos se impliquen en experimentos. Los alumnos empiezan con una pregunta o hipótesis, la siguen con un experimento y terminan con conclusiones científicas basadas en lo que han observado. Las actividades prácticas son una de las mejores maneras de involucrar a los alumnos. Fomentan el pensamiento independiente y una mayor capacidad de relación. Los diarios de investigación de campo sitúan al alumno en medio del experimento, ya que la mayoría de los datos se obtienen visualmente y se anotan para su posterior inspección. Estas son algunas técnicas de enseñanza valiosas para los profesores de ciencias.

Estrategias en la enseñanza de las ciencias en la nueva normalidad

Este trabajo investigó el efecto de las técnicas de aprendizaje activo sobre el rendimiento académico y la retención del aprendizaje en el curso de ciencias de cuarto grado. Este estudio adoptó un diseño cuasi-experimental de grupo de control pretest-postest. Se aplicaron técnicas de aprendizaje activo en el grupo experimental, mientras que el grupo de control continuó con su educación rutinaria. Los datos se analizaron mediante una prueba t. Los resultados mostraron que el grupo experimental tuvo un mayor rendimiento académico y retención de aprendizaje que el grupo de control. Nuestros resultados son coherentes con la literatura. Los participantes de nuestro grupo experimental tuvieron un rendimiento académico y una retención del aprendizaje mayores que los del grupo de control. Esto sugiere que las técnicas de aprendizaje activo permitieron a los estudiantes desempeñar un papel más activo en la enseñanza/aprendizaje.    Los investigadores deberían llevar a cabo estudios longitudinales y de diseño mixto para comprender más profundamente el impacto de las técnicas de aprendizaje activo.

Aydede, M. N., y Matyar, F. (2009). The effect of active learning approach in science course on the achievement and retention of learning. Kastamonu Education Journal, 17(1), 137-152. Extraído de https://www.tused.org/index.php/tused/article/view/112

Métodos eficaces de enseñanza de las ciencias

Es una imagen que hemos visto con demasiada frecuencia: un alumno de primaria desplomado en su pupitre, aburrido e inquieto, con la cara apenas apoyada en las manos. Intenta no quedarse dormido mientras su profesor le da contenidos sobre anatomía básica: el corazón está aquí, los pulmones están aquí, los riñones están aquí… El profesor da a la clase una hoja de trabajo en la que les pide que completen qué partes del cuerpo van donde. Hay que entregarla al final del periodo y la única manera de medir si los alumnos han aprendido algo es basándose en esta hoja de trabajo y en el inevitable examen de la unidad.

Ahora imagínate esto: los alumnos de primaria entran en una clase y ven un esqueleto básico con modelos del corazón, los pulmones, los riñones, el estómago y los intestinos colocados en una mesa en el centro del aula. Los alumnos se reúnen en círculo, ven los modelos de los órganos, se ríen y empiezan a adivinar el nombre de cada parte del cuerpo, su función y, por ensayo y error, averiguan dónde encaja cada órgano en el modelo.

Los profesores han utilizado ambas lecciones, pero una de ellas hace que los alumnos participen activamente, sientan curiosidad y se comprometan. La otra se basa en la instrucción directa, la memorización y el conocimiento de la información “para el examen”. Una lección es memorable para los alumnos. La otra se basa en que el alumno memorice la información. ¿Qué lección tendrá una impresión duradera?

Métodos eficaces de enseñanza de las ciencias pdf

La pedagogía (/ˈpɛdəɡɒdʒi, -ɡoʊdʒi, -ɡɒɡi/), más comúnmente entendida como el enfoque de la enseñanza, es la teoría y la práctica del aprendizaje, y cómo este proceso influye, y es influido, por el desarrollo social, político y psicológico de los alumnos. La pedagogía, entendida como disciplina académica, es el estudio de cómo se imparten los conocimientos y las habilidades en un contexto educativo, y considera las interacciones que tienen lugar durante el aprendizaje. Tanto la teoría como la práctica de la pedagogía varían mucho, ya que reflejan diferentes contextos sociales, políticos y culturales[1].

La pedagogía se describe a menudo como el acto de enseñar[2]. La pedagogía adoptada por los profesores da forma a sus acciones, juicios y otras estrategias de enseñanza teniendo en cuenta las teorías del aprendizaje, la comprensión de los estudiantes y sus necesidades, y los antecedentes e intereses de cada uno de ellos[3][4] Sus objetivos pueden ir desde el fomento de la educación liberal (el desarrollo general del potencial humano) hasta los aspectos más específicos de la educación profesional (la impartición y adquisición de habilidades específicas). Las pedagogías occidentales convencionales consideran al profesor como poseedor de conocimientos y al alumno como receptor de los mismos (descritos por Paulo Freire como “métodos bancarios”[5]), pero las teorías pedagógicas identifican cada vez más al alumno como agente y al profesor como facilitador.