Ciencia que estudia los oceanos

Oceanografía física

Con una amplia y vanguardista experiencia, y el acceso a una infraestructura marina única, como buques de investigación y estaciones de campo, el Departamento de Ciencias Marinas goza de excelentes condiciones para abordar los retos del futuro dentro de la investigación marina, la educación marina y la innovación marina.

La Universidad de Gotemburgo es la principal universidad de Suecia en cuanto a estudios de ciencias marinas. También es la única universidad que ofrece cursos de ciencias marinas en biología y química, así como en geología y oceanografía.

El Departamento de Ciencias del Mar reúne la investigación en oceanografía, geología, química, biología y conservación del patrimonio cultural marino. Tenemos una serie de campos de investigación únicos a nivel nacional y participamos en expediciones internacionales.

Como estudiante de doctorado en el Departamento de Ciencias Marinas, formará parte del entorno de las Ciencias Naturales de la Universidad de Gotemburgo. La infraestructura marina permite la investigación al más alto nivel internacional.

Que estudia las formas de vida que se encuentran en el océano

La superficie de la Tierra está dominada por un vasto océano interconectado: la vida se originó bajo el agua y la Tierra, su océano, su clima y sus organismos han interactuado y evolucionado juntos a lo largo del tiempo. La humanidad se ha visto profundamente influenciada por el océano. Sus aguas y su fondo son ricos en recursos físicos y biológicos. Proporciona empleo a millones de personas, sirve de ruta de transporte para gran parte del comercio mundial y acepta enormes cantidades de residuos. Pero, sobre todo, inspira nuestro espíritu de aventura e imaginación. Los marineros, los buceadores, los surfistas, cualquiera que haya mirado al mar y se haya preguntado, conoce la especial sensación de asombro que puede inducir el océano.

Las ciencias oceánicas son el estudio del entorno marino global, desde los desechos helados de los mares polares hasta las tranquilas lagunas de las islas de coral: desde las tranquilas y azules profundidades del Pacífico hasta el ajetreado y contaminado cauce de un estuario urbano. Las ciencias oceánicas combinan la observación directa de este entorno con la búsqueda sistemática de la comprensión de los procesos que lo controlan. Por ello, los oceanógrafos son tanto exploradores como científicos, y gran parte del océano mundial está aún por explorar.

Oceanografía biológica

Los humanos adquirieron por primera vez conocimientos sobre las olas y corrientes de los mares y océanos en la prehistoria. Las observaciones sobre las mareas fueron registradas por Aristóteles y Estrabón en los años 384-322 a.C.[1] Las primeras exploraciones de los océanos tenían como objetivo principal la cartografía y se limitaban sobre todo a su superficie y a los animales que los pescadores traían en las redes, aunque se realizaban sondeos de profundidad con hilo de plomo.

Los trabajos de Pedro Nunes (1502-1578) se recuerdan en el contexto de la navegación por la determinación de la curva loxodrómica: el rumbo más corto entre dos puntos de la superficie de una esfera representada en un mapa bidimensional[2][3] Cuando publicó su «Tratado de la esfera» (1537), en su mayor parte una traducción comentada de trabajos anteriores de otros, incluyó un tratado sobre los métodos geométricos y astronómicos de navegación. Allí afirma claramente que las navegaciones portuguesas no eran una empresa aventurera:

«nam se fezeram indo a acertar: mas partiam os nossos mareantes muito ensinados e prouidos de estromentos e regras de astrologia e geometria que sam as cousas que os cosmographos ham dadar apercebidas (… ) e leua cartas muy particularmente rumadas e na ja as de que os antigos vsauam» (no se hicieron por casualidad: pero nuestros marinos partieron bien enseñados y provistos de instrumentos y reglas de astrología (astronomía) y geometría que eran cuestiones que los cosmógrafos proporcionaban (…) y tomaron cartas con rutas exactas y no más las que usaban los antiguos).[4]

Cómo afecta la oceanografía a nuestras vidas

Observando la Tierra desde el espacio, es evidente que vivimos en un planeta de agua. Los océanos cubren más del 70% de la superficie de la Tierra y contienen alrededor del 97% del agua superficial de la Tierra. La vida en los océanos puede encontrarse desde la superficie hasta los ambientes extremos del fondo de la fosa submarina más profunda. No es de extrañar que los océanos representen más del 99% del espacio vital de la Tierra… de hecho, vivimos en lo que es realmente un planeta oceánico.

Antes de los datos de los satélites, la mayor parte de lo que hemos aprendido sobre los océanos procedía de mediciones poco frecuentes recogidas desde barcos, boyas y buques de deriva. Los oceanógrafos que trabajan en barcos se limitan a tomar muestras del océano en una zona relativamente pequeña y, a menudo, con mucha dificultad. Los datos de los barcos, las boyas y los buques de deriva no son suficientes para caracterizar las condiciones de la diversidad espacial del océano.

Aunque un enorme cortocircuito en su sistema de alimentación puso fin a todas las operaciones de toma de datos después de sólo 105 días, los instrumentos del Seasat proporcionaron tantos datos oceanográficos como los adquiridos por los barcos en los 100 años anteriores. Las variables que Seasat midió en su corta vida son algunas de las más importantes para entender el océano y su papel en el clima.