Centro de estudios nacionales de pedagogia del peru

Innova school peru

La montología, la ciencia transdisciplinaria de las montañas, aplicada a la educación incorpora varios enfoques pedagógicos que podrían ser utilizados para dinamizar el cambio transformador del desarrollo sostenible al regenerativo desde diferentes perspectivas. Incluimos pedagogías con resultados de aprendizaje que aplican 9 metodologías educativas diferentes, y las revisamos en el contexto de la montología para centrarnos en los paisajes de montaña integradores y holísticos como sujetos de iniciativas educativas escolares y no escolares. Discutimos cómo estas pedagogías deben involucrar a diferentes partes interesadas, incluidos los estudiantes de diversos orígenes y disciplinas. Concluimos que el futuro de la educación de montaña depende de la incorporación de la nueva narrativa del desarrollo regenerativo, no sólo del desarrollo sostenible, para que la ciencia convergente de la enseñanza y el aprendizaje de la montaña sea eficaz. Este documento anima a los educadores a cambiar de paradigma para abordar la futura agenda de la educación sobre las montañas.

Sistema educativo de Perú

A lo largo de la historia peruana, las élites gobernantes han favorecido la educación como programa central para modernizar y europeizar el país. Durante el siglo XX, como ha comentado Contreras (2004, 216-220), la educación estatal siguió fundamentalmente dos proyectos intelectuales: el civilista (implementado durante las dos primeras décadas del siglo) y el indigenista (desde finales de los años 30 hasta los 60). A pesar de sus diferencias, ambos proyectos se centraron en la alfabetización como medio para integrar a la población indígena al Estado-nación. Aunque los cambios de gobierno afectaron a las políticas educativas estatales, la educación siguió siendo percibida y promovida como una herramienta fundamental para la formación del Estado hasta finales de la década de 1960. Esto se tradujo en una rápida expansión de la escolarización durante este período, lo que a su vez requería un aumento equivalente en el número de maestros aptos para trabajar en las nuevas escuelas que se construían en toda la nación, y particularmente en la Sierra.

Por esta razón, a pesar del grado de variabilidad mencionado, es posible aislar tres principios clave que informaron la cultura magisterial normalista entre 1905 y la década de 1960: (1) alinear la experiencia de aprendizaje con la realidad local de los estudiantes e integrar a todos los miembros de la comunidad (por ejemplo, padres, familiares, vecinos) en el proceso de enseñanza; (2) ver a las escuelas como motores del progreso local, y por lo tanto no limitarse a transmitir los conocimientos tradicionales (por ejemplo, español, alfabetización, matemáticas); y (3) fomentar la comprensión de los maestros como agentes de cambio sociocultural y, en particular, como figuras clave en el fomento de un sentimiento nacionalista entre los sectores populares del país. Estos tres principios tuvieron su origen en el movimiento educativo progresista que se extendió por todo el mundo desde finales del siglo XIX. Los términos escuela nueva y pedagogía activa se utilizaron con frecuencia para referirse a esta corriente pedagógica, como forma de subrayar su contraste con la filosofía de enseñanza abstracta y memorística de la escuela “tradicional”. La figura más reconocida vinculada a este movimiento fue el filósofo pragmatista John Dewey, quien influyó ampliamente en los debates y prácticas educativas latinoamericanas (Bruno-Jofré y Schriewer 2012).

Escuela de Perú

Perú ha avanzado en materia de educación en los últimos 10 años.    En Perú hay más de ocho millones de escolares y 1,2 millones de universitarios.    El nivel de matriculación ha aumentado sustancialmente a lo largo de los años y el acceso a la educación inicial ha alcanzado el 70% del total de la población en edad de cursar el kindergarten.    Pero, al mismo tiempo, Perú tiene el reto de mejorar la calidad educativa.    El país llegó al aniversario de sus 200 años de independencia 2021, con una tasa de pobreza de aprendizaje del 56% – lo que significa que el 56% de los estudiantes a la edad de diez años no pueden leer o comprender adecuadamente un texto simple.

También está el tema de la desigualdad, ya que el lugar de nacimiento y el estatus socioeconómico de un estudiante definen en gran parte las posibilidades educativas en Perú.    Naturalmente, los que se encuentran en las zonas aisladas o rurales fuera de los principales centros de población son los que más sufren este fenómeno.

Según un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística del Perú, en el año 2020, la accesibilidad a Internet en Lima Metropolitana era del 72%, mientras que en el resto del país era del 43%, de los cuales el más afectado es el sector escolar primario con un 30% de accesibilidad.    En general, esta interrupción ha tenido un notable impacto negativo en el progreso del aprendizaje, la salud mental y la socialización de los niños.

Clasificación de la educación en Perú

Acceso abierto Este libro fue publicado originalmente con derechos exclusivos reservados por la Editorial en 2018 y fue licenciado como una publicación de acceso abierto en noviembre de 2020 bajo los términos de la Licencia Internacional Creative Commons Atribución-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/), que permite cualquier uso no comercial, compartir, distribuir y reproducir en cualquier medio o formato, siempre y cuando se dé el crédito apropiado al autor(es) original(es) y a la fuente, se proporcione un enlace a la licencia Creative Commons y se indique si se modificó el material licenciado. En virtud de esta licencia, no tiene permiso para compartir material adaptado derivado de este libro o de partes del mismo.