Centro de estudios integrales venezuela

Miss Venezuela 2017

El Centro de Investigación de la Infancia y la Familia (CENDIF), fundado por el Dr. Carlos J. Leighton, inició sus actividades el 20 de marzo de 1984. El centro surge como respuesta a la situación de vida de los niños venezolanos, que requiere de programas que contribuyan a mejorar su calidad de vida. Estos programas se centran en los estímulos educativos y ambientales que influyen en el crecimiento y desarrollo de los niños y adolescentes.

El equipo del CENDIF ha trabajado en diversos aspectos del desarrollo humano, con programas de relaciones entre padres e hijos, preescolares y de atención integral a niños y familias desfavorecidas, entre otros. Asimismo, el centro ha recibido ayuda financiera a través de subvenciones de instituciones nacionales e internacionales como la Fundación van Leer (Holanda), el Ministerio del Poder Popular para la Educación (Venezuela), el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICIT-Venezuela), el British Council y el gobierno británico.

En la actualidad, el CENDIF cuenta con instalaciones de investigación de grado y postgrado, equipos de procesamiento y reproducción de datos, y un pequeño centro de documentación con aproximadamente 2000 documentos centrados en América Latina. Además, recibe pasantes de la Universidad Metropolitana, la Universidad Central de Venezuela y tesistas de otras instituciones de educación superior.

Humanity Rising Día 43

AMÉRICATELESHOWTENDENCIASGRANDES LIBROSMIX5411Julio 25, 2022Noticias de última horaCaracas, 14 mar La Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela (Fedenaga) denunció este lunes «extorsiones, invasiones» y problemas por la falta de combustible en el campo venezolano y exigió que se investigue al gobierno de Nicolás Maduro.

La federación emitió un comunicado en el que detalla que estos hechos afectan a terratenientes y ganaderos de los estados Zulia, Bolívar, Falcón y Barinas, donde han podido documentar desvíos de combustible, invasiones y «extorsiones judiciales.»

La organización aseguró que en esa zona del occidente del país «hay intimidación» para las personas que buscan permisos para trasladar su maquinaria, lo que les impide reparar los caminos y preparar la tierra para el trabajo.

«Todo se desvía para la actividad minera, específicamente el diesel. Se dice que pagan un lingote de oro por tanque en las minas, dejando a los demás sectores en competencia desleal, ya que las vacas sólo producen leche, no oro», dijo Fedenaga.

OFICINA 40 M2 EN VENTA TORRE ALFA AVENIDA

Los miembros del CIRIEC-Venezuela son en su mayoría profesores y/o investigadores de universidades en las que se imparte la asignatura de «Economía Cooperativa, Social o Pública». Sin embargo, tal y como contemplan sus estatutos, las puertas del CIRIEC-Venezuela están siempre abiertas a las organizaciones de la economía social (OES) y a los actores individuales de la economía social.

CIRIEC-Venezuela nació en 1999 a partir de la iniciativa «Universitarios y Cooperativistas: Juntos para un solo país» que tuvo lugar en la Universidad Central de Venezuela en Caracas. Desde ese evento fundacional, una de las principales actividades del CIRIEC-Venezuela son los «Simposios Nacionales de Economía Social» anuales, a menudo acompañados de «Simposios Regionales» y/o «Conferencias» sobre temas específicos o territoriales, siempre relacionados con la Economía Cooperativa, Social y Pública. Últimamente se está planteando la necesidad de ampliar el ámbito de la Economía Solidaria, para incluir más a las organizaciones sin ánimo de lucro y de caridad. Todos estos eventos, tanto nacionales como regionales, pretenden mantenerse actualizados sobre el estado del arte en Venezuela, permitiendo que diferentes investigadores y actores sociales se reúnan y discutan periódicamente.

P.M. CHRISTIE ABRE UNA NUEVA CONSEJERÍA COMUNITARIA

La historia reciente indica que cuando los precios del petróleo suben, la economía portuaria suplanta a la producción nacional. Las importaciones alcanzaron 53.023 millones de dólares en 2014 (Gutiérrez, 2017), mientras que, tras la caída de los precios del petróleo, la economía venezolana se contrajo y cayó a 18.630 millones de dólares en 2019 (CEPAL – Comisión Económica para América Latina y el Caribe, 2019). La actividad económica cayó 25,5% en 2019, lo que representa una contracción acumulada de 62,2% respecto al nivel de 2013, y el sexto año consecutivo de caída. El PIB tanto del sector público como del privado mostró una caída considerable y un deterioro de la actividad privada de 32,2% en el primer trimestre de 2019. Asimismo, 2019 representó el 5º año consecutivo en que la producción de petróleo disminuyó [44, 5% según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP); CEPAL – Comisión Económica para América Latina y el Caribe, 2019].

Además de todo lo anterior, la hiperinflación comenzó en noviembre de 2017 y ha continuado, alcanzando una tasa de inflación anualizada del 113% a septiembre de 2019, y según el Fondo Monetario Internacional (2020) alcanzó el 6.500% y sigue siendo la hiperinflación más alta del mundo con un 9.986% actual estimado por el World Population Review (2021). Un estudio de Su et al. (2020), concluye que la dependencia de Venezuela en los precios del petróleo, contribuye a la desestabilización geopolítica que a su vez contribuye a una mayor inflación, en una especie de círculo vicioso económico.