Casa estudio frida kahlo y diego rivera

Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo

La personalidad de Frida Kahlo me emociona. Compartiré contigo sus lugares, secretos y algunas de sus pasiones internas que sin duda refleja en su obra. A continuación, nos adentraremos en un barrio colonial visitando Coyoacán, donde el sabor mexicano se mantiene a pesar de la modernidad. También te llevaré a visitar una iglesia del siglo XVI y a pasar por el mercado de artesanías. Conoce el ambiente de este barrio tradicional mientras visitamos el increíble estudio de Diego Rivera en el barrio de San Ángel, donde pintó la mayor parte de su obra en lienzo y comprueba su entusiasmo por el arte y la artesanía mexicana.

Los museos están cerrados los lunes en la ciudad de México. La reserva debe hacerse con una semana de antelación para los tours con clases de cocina.

Casa-Estudio de Diego Rivera/Museo Casa-Estudio

El Museo Casa Estudio es uno de los mejores lugares para conocer a fondo a Diego Rivera y Frida Kahlo. Más que una mera casa o estudio, es una obra arquitectónica única dedicada a la memoria del muralista y de su esposa más grande que la vida. También es una mirada profunda a su generación artística.

Ya más grande que la vida, el arquitecto Juan O’Gorman lo convirtió en uno de los primeros edificios «funcionalistas» de América Latina. El proyecto incluía una casa para Rivera, otra para Frida Kahlo y estudios separados para ambos.

El museo -en el barrio de San Ángel- se compone ahora de tres edificios: las dos casas-estudios y un laboratorio fotográfico también diseñado por O’Gorman . La construcción comenzó en 1931 y concluyó al año siguiente.

Si bien el museo exhibe algunas obras de cada artista, también contiene importantes obras de arte popular, mobiliario y, por supuesto, las impresionantes obras de arquitectura de interiores, iluminación y alumbrado natural. Los jardines y las terrazas también ofrecen sorprendentes ejemplos de lo que, en su momento, fueron conceptos innovadores en el uso de las plantas autóctonas y la piedra.

ARQUITECTURA: Casas de Diego Rivera y Frida Kahlo

Si has visto la película Frida, el estudio y la casa de Diego Rivera y Frida Kahlo es una parada obligada en tu visita a Ciudad de México: algunas de las escenas se rodaron aquí. El complejo de edificios es un gran ejemplo de arquitectura funcional, con su abundancia de luz suave y su atmósfera creativa y fluida. Las casas están unidas por una pasarela elevada, que representa las vidas separadas pero vinculadas de los dos grandes artistas.

El Museo Nacional de Antropología presenta exposiciones permanentes y temporales sobre el arte, la vida y la cultura de México. Los textos descriptivos y las audioguías están disponibles tanto en español como en inglés, lo que facilita a los viajeros internacionales el aprendizaje de la historia prehispánica y contemporánea. Planifique al menos dos horas para explorar las salas temáticas de este museo. Sin embargo, hay suficientes exposiciones como para que vuelva durante días.

La pintora y artista mexicana Frida Kahlo nació, vivió y murió en esta casa azul brillante de Ciudad de México. Se ha convertido en un museo y ahora exhibe los cuadros que hicieron de la pintora el icono que es hoy. El mejor momento para visitarla es una mañana entre semana.

Frida, Fallingwater y la Casa Azul

La Casa Estudio de Rivera, una novedad en su época, conserva en sus habitaciones y jardines la frescura original del diseño que el arquitecto Juan O’Gorman infundió a su obra, convirtiéndola en un ejemplo emblemático de la arquitectura funcionalista en América Latina.

Formado por un conjunto de dos casas, unidas por un pasillo exterior. Una casa era para Frida, la otra para Diego, cada una con su propio estudio. O’Gorman diseñó las casas en estilo minimalista, con un carácter sencillo pero definido, logrando así una expresión viva de la arquitectura de la época.

El diseño incluye espacios generosos con un mínimo de elementos, incluyendo una terraza en el techo y espacios habitables en el pasillo, así como un puente y una escalera circular, que tienen en cuenta el entorno que los rodea, aislado por un perímetro de cactus.

Diego y Frida habitaron la casa en 1934. Entre otros cuadros célebres, aquí es donde Frida pintó Lo que el agua me dio que, por cierto, los visitantes pueden imaginar al contemplar la bañera blanca.