Campo de estudio de la macroeconomia

Política macroeconómica

Los economistas también se ocupan de dos ámbitos. Está la macroeconomía a gran escala, que se ocupa de cómo funciona la economía en general. Estudia aspectos como el empleo, el producto interior bruto y la inflación, que son objeto de noticias y debates políticos. La microeconomía a pequeña escala se ocupa de cómo interactúan la oferta y la demanda en los mercados individuales de bienes y servicios.

En la macroeconomía, el tema suele ser una nación: cómo interactúan todos los mercados para generar grandes fenómenos que los economistas llaman variables agregadas. En el ámbito de la microeconomía, el objeto de análisis es un único mercado; por ejemplo, si las subidas de precios en la industria del automóvil o del petróleo se deben a cambios en la oferta o en la demanda. El gobierno es un importante objeto de análisis en macroeconomía, por ejemplo, estudiando el papel que desempeña en la contribución al crecimiento económico general o en la lucha contra la inflación. La macroeconomía se extiende a menudo a la esfera internacional porque los mercados nacionales están vinculados a los mercados extranjeros a través del comercio, la inversión y los flujos de capital. Pero la microeconomía también puede tener un componente internacional. Los mercados individuales a menudo no se limitan a un solo país; el mercado mundial del petróleo es un ejemplo evidente.

Ejemplos de macroeconomía

La economía es un campo de estudio tan amplio que se divide en dos subcampos: microeconomía y macroeconomía. La microeconomía abarca temas relacionados con las acciones de personas o empresas individuales dentro de la economía, mientras que la macroeconomía examina la economía en general y cuestiones más amplias, como el PIB, la inflación, las tasas de crecimiento y el comercio. Vea este vídeo para conocer la distinción entre ambas perspectivas.

Ya debería estar claro que la economía abarca mucho terreno. Ese terreno puede dividirse en dos partes: La microeconomía se centra en las acciones de los agentes individuales de la economía, como los hogares, los trabajadores y las empresas; la macroeconomía examina la economía en su conjunto. Se centra en cuestiones generales, como el crecimiento, el desempleo, la inflación y la balanza comercial. La microeconomía y la macroeconomía no son materias separadas, sino que son, más bien, perspectivas complementarias sobre el tema general de la economía.

Para entender por qué las perspectivas microeconómica y macroeconómica son útiles, consideremos el problema de estudiar un ecosistema biológico, como un lago. Una persona que se propone estudiar el lago puede centrarse en temas específicos: ciertos tipos de algas o de vida vegetal, las características de determinados peces o caracoles, o los árboles que rodean el lago. Otra persona puede adoptar una visión global y considerar todo el ecosistema del lago de arriba a abajo: qué se come qué, cómo se mantiene el sistema en equilibrio y qué tensiones ambientales afectan a este equilibrio. Ambos enfoques son útiles y ambos investigadores estudian el mismo lago, pero los puntos de vista son diferentes. De forma similar, tanto la microeconomía como la macroeconomía estudian la misma economía, pero cada una tiene un punto de partida, una perspectiva y un enfoque diferentes.

Macroeconomía y microeconomía

La Licenciatura en Economía ofrece a los estudiantes las habilidades analíticas y cuantitativas necesarias para una comprensión profunda de los principios económicos clave. La licenciatura complementa estos conocimientos con la opción de especializarse en determinadas disciplinas empresariales. El curso proporciona una formación completa en el análisis económico y sus aplicaciones a la política económica y empresarial. A lo largo del curso, los estudiantes desarrollan conocimientos de microeconomía, macroeconomía, econometría, economía del comportamiento, teoría de los juegos y otros campos de la Economía. Una asignatura de culminación del grado sintetiza los conocimientos de estas áreas de la economía para estudiar la formulación de políticas en entornos reales.

La asignatura promueve la comprensión de cómo las reglas institucionales y los incentivos determinan los resultados económicos. Pretende dotar a los estudiantes de los conocimientos, competencias y valores necesarios para desarrollar habilidades críticas, analíticas y evaluativas que puedan contribuir a una serie de carreras en economía y empresa.

El Diploma en Innovación (C20060) enseña a innovar, apoya la transformación personal y proporciona las habilidades duras necesarias para apoyar a los inventores e inventos del futuro. Los estudiantes salen del Diploma en Innovación con las habilidades duras para crear y apoyar la transformación sectorial y social. Los graduados son capaces de integrar ideas con fluidez, a través de las disciplinas profesionales y son inventores del futuro.

La macroeconomía es el estudio de

(Ciclo de producción y renta nacional) La macroeconomía adopta una visión global de toda la economía, que incluye el examen del papel de las empresas, los gobiernos y los hogares, y de las relaciones entre ellos, así como de los distintos tipos de mercados, como el financiero y el laboral. Sin embargo, el uso de los recursos naturales y la generación de residuos (como los gases de efecto invernadero) suelen quedar excluidos en sus modelos.

Esto incluye las economías regionales, nacionales y mundiales.[2][3] Según una evaluación de 2018 realizada por los economistas Emi Nakamura y Jón Steinsson, la “evidencia económica respecto a las consecuencias de las diferentes políticas macroeconómicas es todavía muy imperfecta y está abierta a serias críticas”[4].

Los macroeconomistas estudian temas como el PIB (Producto Interior Bruto), el desempleo (incluidas las tasas de desempleo), la renta nacional, los índices de precios, la producción, el consumo, la inflación, el ahorro, la inversión, la energía, el comercio internacional y las finanzas internacionales.

La macroeconomía y la microeconomía son los dos campos más generales de la economía[5] El Objetivo de Desarrollo Sostenible 17 de las Naciones Unidas tiene la meta de mejorar la estabilidad macroeconómica mundial mediante la coordinación y la coherencia de las políticas como parte de la Agenda 2030[6].