Bienaventurados los mansos estudio biblico

Los mansos heredarán la tierra significa

Mateo 5:5 Versos paralelos [⇓ Ver comentario ⇓]Mateo 5:5, NVI: Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.Mateo 5:5, ESV: “Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.Mateo 5:5, KJV: Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.Mateo 5:5, NASB: ‘Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.Mateo 5:5, NLT: Dios bendice a los humildes, porque ellos heredarán toda la tierra.Mateo 5:5, CSB: Bienaventurados los humildes, porque ellos heredarán la tierra.

Jesús continúa describiendo las Bienaventuranzas: dichos sobre quién es bendecido y por qué, especialmente en lo que se refiere a la llegada del reino de los cielos. Ahora Jesús declara que los mansos son bienaventurados porque heredarán la tierra. La palabra “manso” no significa “débil”, aunque muchos la malinterpretan así. La palabra se entiende mejor como “mansedumbre”, o un rechazo a tomar el control por la fuerza bruta o la manipulación. La mansedumbre, desde una perspectiva cristiana, tiene que ver con la fe. Se trata de confiar en que Dios ganará la batalla al final, en lugar de ir a los extremos para ganar la batalla en nuestros propios términos. El concepto se refiere a menudo como “fuerza bajo control”, en lugar de “fuerza buscando el control”.

Estudio bíblico sobre la mansedumbre

En el Sermón de la Montaña, Jesús comienza con una serie de afirmaciones conocidas como las Bienaventuranzas. La tercera bienaventuranza es “Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra” (Mateo 5:5). Las palabras de Jesús se hacen eco del Salmo 37:11, que dice: “Los mansos heredarán la tierra y gozarán de paz y prosperidad”. ¿Qué significa que los mansos son “bienaventurados”?

En primer lugar, debemos entender lo que significa ser bendecido. La palabra griega traducida como “bendito” en este versículo también puede ser traducida como “feliz”. La idea es que una persona tendrá alegría si es mansa. La bendición es desde la perspectiva de Dios, no la nuestra. Es una prosperidad espiritual, no necesariamente una felicidad terrenal.

Además, debemos entender lo que significa “manso”. La palabra griega que se traduce como “manso” es praeis y se refiere a la suavidad, la gentileza de espíritu o la humildad. Otras formas de esta palabra griega se utilizan en otras partes del Nuevo Testamento, incluyendo Santiago 1:21 y Santiago 3:13. La mansedumbre es la humildad hacia Dios y hacia los demás. Es tener el derecho o el poder de hacer algo pero abstenerse por el bien de otra persona. Pablo instó a la mansedumbre cuando nos dijo “vivir una vida digna de la vocación [que] hemos recibido. Sed completamente humildes y mansos; sed pacientes, soportándoos unos a otros con amor” (Efesios 4:1-2).

Benditos sean los comentarios de los mansos

Esta conocida afirmación de nuestro Señor está tomada del Sermón de la Montaña al expresar las Bienaventuranzas. Sin embargo, ¿qué significa realmente el atributo de la mansedumbre? Aunque esta proclamación original de Jesucristo tuvo lugar hace aproximadamente dos mil años, el término y su virtud han sido referidos a lo largo de la Biblia desde la vida de Moisés.1 En la cultura actual, ¿tiene este término el mismo significado y aplicación para los líderes y las organizaciones?

Este artículo explorará esta cuestión crucial en relación con los valores y la ética para demostrar el importante impacto que puede tener en la mejora del liderazgo estratégico en las organizaciones. Además, ilustrará el aspecto asertivo de la mansedumbre en acción, destacando que no representa un desprecio general por los negocios, sino un ejemplo de negocios carentes de mansedumbre. 2 Para ello, este manuscrito examinará cómo podría inculcarse la mansedumbre en las organizaciones modernas y cuál sería la naturaleza del liderazgo si la mansedumbre fuera una parte obligatoria de la descripción del trabajo.

La mansedumbre en la Biblia

Si tienes una Biblia contigo, vuelve conmigo al Evangelio de Mateo y al capítulo 5, el capítulo 5 del Evangelio de Mateo. Hemos estado repasando las Bienaventuranzas, las palabras iniciales del Señor Jesucristo en el Sermón de la Montaña. Hemos tratado la primera y la segunda y ahora estamos viendo esta mañana la tercera bienaventuranza, que se encuentra en el versículo 5 del capítulo 5, pero vamos a leer esos versículos, todos los versículos de las Bienaventuranzas.

¿Qué dijo? No son benditos los primeros, sino que los últimos serán los primeros. Dijo que es mejor dar que recibir. Propagó que es mejor morir que vivir, perder que encontrar…

“Y viendo las multitudes”, versículo 1, “subió a un monte; y cuando se sentó, sus discípulos vinieron a él: Y abriendo su boca, les enseñaba, diciendo: Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque serán consolados. Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los puros de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los pacíficos, porque serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando os injurien y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros con mentira, por causa de mí. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa es grande en el cielo”.