Beneficios de las tecnicas de estudio

Ventajas e inconvenientes de estudiar

¿Te cuesta ser un buen estudiante? No te desanimes, ¡no es magia! Pero sí requiere ganas, dedicación y mucho trabajo. Si quieres aprender a ser un buen estudiante, has llegado al lugar adecuado. Nuestras guías de técnicas de estudio para estudiantes te proporcionarán todo lo que necesitas para aprender a aprender de forma más eficaz.

La escucha activa, la comprensión lectora, la toma de apuntes, la gestión del estrés, la gestión del tiempo, la realización de exámenes y la memorización son sólo algunos de los temas tratados en nuestras guías de técnicas de estudio para estudiantes. Si te tomas el tiempo necesario para aprender y aplicar los conceptos y principios sobre técnicas de estudio que se enseñan en nuestras guías, no sólo mejorarás tu rendimiento escolar, sino también tu capacidad de aprendizaje en general, ¡y eso te beneficiará el resto de tu vida! Tanto si eres un estudiante de primer año de universidad que quiere salir adelante como si eres un profesor que busca recursos de técnicas de estudio para sus alumnos o un estudiante de secundaria que simplemente intenta sobrevivir, aquí encontrarás las guías, tutoriales y recursos de técnicas de estudio que necesitas.

5 ventajas de estudiar

¿Sabías que estudiar con amigos -cuando se hace bien- tiene múltiples beneficios para tu experiencia de aprendizaje? Piensa en las veces que has estudiado por tu cuenta y cuando lo haces con tus amigos: ¿cuál es más eficaz? Si tú y tus amigos os concentráis en las tareas y elimináis las distracciones, comprobaréis las ventajas de estudiar a corto y largo plazo.

Como parte de tu experiencia de aprendizaje, el trabajo en grupo forma parte de la norma y esto tiene beneficios clave, en particular el desarrollo de tus habilidades interpersonales. Las habilidades de comunicación, los debates y las reuniones dentro de estos grupos pueden ayudar a desarrollar tus habilidades sociales y creativas. Se trata de una práctica vital para tu desarrollo personal y profesional como estudiante y cuando entres en el mundo laboral.

Estudiar con amigos puede reforzar tus hábitos de aprendizaje y comprensión. Ya sea exponiéndote a nuevos métodos de aprendizaje o a técnicas para aumentar la confianza en ti mismo, estudiar con amigos puede animarte a aprender nuevas habilidades y conceptos.

¿Qué son las técnicas de estudio y reflexión?

En distintos momentos de tu vida necesitarás estudiar con distintos fines. Como estudiante, necesitarás repasar para un examen próximo para sacar mejores notas. También necesitarás estudiar sobre los antecedentes de una empresa concreta para aumentar tus posibilidades de ser contratado. Dada la importancia de estudiar, es vital que practiques buenos hábitos de estudio con regularidad. Estos hábitos te permitirán alcanzar el éxito en aquello para lo que te estés preparando.

Formular y seguir un hábito de estudio puede ser todo un reto. Esto es especialmente cierto si no estás acostumbrado a seguir una rutina. Sin embargo, no importa lo difícil que sea, debes practicar constantemente buenos hábitos de estudio, ya que éstos pueden proporcionarte los siguientes beneficios:

La gestión del tiempo es un ingrediente esencial para tu éxito. Independientemente de si eres estudiante o empleado, necesitas gestionar adecuadamente tu tiempo para poder cumplir con todas tus responsabilidades en la vida. Tendrás que sobresalir siendo estudiante o empleado sin comprometer otras responsabilidades. Como los buenos hábitos de estudio requieren que sigas una rutina, podrás utilizar mejor tu tiempo.

Desventajas de las técnicas de estudio

Las técnicas de estudio o estrategias de estudio son enfoques aplicados al aprendizaje. Las técnicas de estudio son un conjunto de destrezas que abordan el proceso de organizar y asimilar nueva información, retener información o enfrentarse a evaluaciones. Son técnicas discretas que pueden aprenderse, normalmente en poco tiempo, y aplicarse a todos o a la mayoría de los campos de estudio. En términos más generales, cualquier habilidad que potencie la capacidad de una persona para estudiar, retener y recordar información que le ayude a realizar y superar exámenes puede calificarse de técnica de estudio, y esto podría incluir la gestión del tiempo y las técnicas de motivación.

Debido a la naturaleza genérica de las técnicas de estudio, hay que distinguirlas de las estrategias específicas de un campo de estudio concreto (por ejemplo, la música o la tecnología) y de las capacidades inherentes al estudiante, como los aspectos de la inteligencia o los estilos de aprendizaje. En este sentido, es crucial que los estudiantes adquieran una visión inicial de sus enfoques habituales de estudio, para que puedan comprender mejor la dinámica y las resistencias personales al aprendizaje de nuevas técnicas[3].