Beatles en el estudio

Las meteduras de pata de los Beatles

A principios de la década de 1960, el estudio Abbey Road de EMI estaba equipado con máquinas de cuatro pistas, pero la grabación de cuatro pistas se consideraba innecesaria para las grabaciones pop y los propios Beatles no utilizaron este método hasta 1964. A pesar de este lento comienzo, la década de 1960 se convirtió en una época de rápidos cambios en la grabación, con importantes cambios en la tecnología de los estudios de grabación y los Beatles a la cabeza de estos avances.

Impulsada por el deseo de los artistas y la visión de los ingenieros, la búsqueda de nuevos sonidos llevó a menudo a sofisticados desarrollos tecnológicos y a la innovación. La relación entre los Beatles y su equipo de producción no era diferente: buscaban constantemente avances en la forma de hacer los discos. En sus sesiones de grabación surgieron nuevas técnicas y efectos sonoros, como el seguimiento doble artificial (o ADT) para las voces, inventado por el director de estudio de Abbey Road, Ken Townshend.

A menudo fueron las exigencias artísticas de los Beatles las que llevaron a la innovación tecnológica. Por ejemplo, la grabación de Strawberry Fields se hizo en dos tomas con distintos arreglos. En la primera, la banda se acompañó del nuevo Mellotron de Paul McCartney, un teclado que genera sonido reproduciendo cintas pregrabadas de muestras instrumentales. La segunda toma incluía un arreglo de metales y cuerdas escrito por el productor George Martin. John Lennon sugirió que el disco final funcionaría mejor con un empalme entre la primera y la segunda toma para cada mitad de la canción. Desgraciadamente, las dos tomas estaban en tonos diferentes, por lo que el equipo de estudio tuvo que improvisar una forma de unirlas ralentizando la segunda toma hasta el tono correcto y disminuyendo gradualmente la velocidad de la primera antes del punto de edición al minuto de la canción.

Algo

En las próximas semanas presentaremos los perfiles de algunos de los fotógrafos con talento que participaron y fueron preseleccionados por nuestro jurado, entre ellos Rankin, Shygirl, Jill Furmanovsky, Moses Sumney, Sacha Lecca, Dana Scruggs y Simon Wheatley.

El ingeniero de Abbey Road, Andy Walter, explica cómo llegó a la música y por qué la masterización en línea es tan esencial. Desde que empezó a trabajar en los estudios Abbey Road en 1991, Andy Walter se ha forjado una merecida reputación como uno de los mejores ingenieros del mundo. Con una trayectoria que abarca desde el music hall hasta el ambient dance, Andy ha trabajado con algunos de los nombres más importantes de la música, como The Beatles, Radiohead y el mundialmente famoso chelista Mstislav Rostropovich.

La BTR 3 es una grabadora estéreo utilizada desde 1959 hasta aproximadamente 1970. A diferencia de muchos otros diseños de EMI, la BTR 3 se fabricó exclusivamente para los estudios de Abbey Road. Sólo se fabricaron unas dos docenas, y hoy sólo se sabe que sobreviven tres.

Para hacer más accesible la magia de Abbey Road a una nueva generación de artistas están nuestros dos nuevos estudios, diseñados como espacios creativos más íntimos. Entre las sesiones recientes se encuentran Maverick Sabre, Jorja Smith, Emeli Sande, Ella Eyre, JP Cooper, Nile Rodgers & CHIC, Noel Gallagher y Novelist. Descubra más.

Película de los Beatles

Ayer (3 de enero de 1970) se cumplieron 50 años desde que los Beatles grabaron su última canción juntos. Tres de los cuatro Beatles -Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr- se reunieron en los estudios londinenses de Abbey Road para completar el tema de Harrison «I Me Mine» para la banda sonora del grupo Let It Be. Aunque no se sabía públicamente, John Lennon había dejado el grupo en septiembre anterior. Aunque estaba al tanto de la sesión, Lennon estaba de vacaciones con su esposa Yoko Ono en Dinamarca y se negó a participar. La canción «I Me Mine» fue escrita por Harrison a finales de 1968 sobre los continuos choques de personalidad dentro del grupo. Se puede ver a Harrison, McCartney y Starr repasando la canción en la película Let It Be mientras Lennon baila el vals en el escenario de ensayo con Yoko. «I Me Mine» nunca se grabó oficialmente durante las sesiones de Let It Be o de Abbey Road de ese mismo año, así que cuando se decidió que la canción se incluiría en la película Let It Be, la banda se reagrupó para grabar el tema.

Reunión de los Beatles

Las prácticas de estudio de los Beatles evolucionaron durante la década de 1960 y, en algunos casos, influyeron en la forma de grabar la música popular. Algunos de los efectos que emplearon fueron el muestreo, el doble seguimiento artificial (ADT) y el elaborado uso de máquinas de grabación multipista. También utilizaron instrumentos clásicos en sus grabaciones y el feedback de la guitarra. La actitud del grupo hacia el proceso de grabación la resumió Paul McCartney: «Decíamos: ‘Pruébalo. Pruébalo por nosotros. Si suena mal, vale, lo perderemos. Pero puede que suene bien’. Siempre estábamos avanzando: Más alto, más lejos, más largo, más, diferente»[1].

A principios de la década de 1960, los estudios Abbey Road de EMI estaban equipados con grabadores de cinta británicos (BTR) fabricados por EMI[2] que se desarrollaron en 1948, como copias de los grabadores alemanes de la época de la guerra. El BTR era una máquina de dos pistas, basada en válvulas. Cuando se grababa en la máquina de doble pista había muy pocas posibilidades de sobregrabación; la grabación era esencialmente la de una actuación musical en directo.