Ayudar a tu hijo a estudiar

¿Qué ofrece la escuela a los estudiantes?

Como padres, esperamos que nuestros hijos se desenvuelvan bien en todos los ámbitos de la vida. Sin embargo, podemos someter a nuestros hijos a una carga de expectativas innecesarias. Estas expectativas pueden crear a veces una aversión a los estudios. Por lo tanto, ¿qué debe hacer para animar a su hijo a estudiar sin provocar una protesta? El siguiente artículo explica cómo hacer que su hijo se interese por los estudios.

En el mundo actual, en el que todo el mundo desea sobresalir, nosotros, como padres, también nos enfrentamos a un estrés excesivo para animar a nuestro hijo a estudiar bien y a tener un buen rendimiento académico. Vamos a hablar de las mejores formas de animar a los niños a aprender y estudiar:

Lo mejor que puedes hacer como padre para motivar a tu hijo a estudiar es sentarte con él cuando se siente a estudiar. Sin embargo, absténgase de utilizar el móvil o el portátil. En su lugar, haz el trabajo de oficina que tengas pendiente o lee un libro.

Aunque sacar buenas notas es importante, si a tu hijo le cuesta sacar buenas notas, será una buena idea cambiar su enfoque hacia el aprendizaje. Pregúntale por las actividades cotidianas de la clase y por lo que ha aprendido en ella.

La paternidad moderna

Modelo: Habla de tus propios fracasos y éxitos con tus hijos, mostrándoles que tú también estás involucrado en el proceso de aprendizaje. Si te regañas por los fracasos, ellos también lo harán. Sin embargo, si te ven ser valiente y aprender de tus errores para ser mejor la próxima vez, ellos también lo harán.  Valora los objetivos por encima de las notasUna forma sencilla de invertir en el proceso es establecer objetivos, tanto a nivel individual como familiar. Intenta hacerlo al comienzo de un nuevo curso escolar, a primeros de mes o al inicio de una nueva temporada.    Mantén la discusión ligera y sin presiones. Este proceso no consiste en sacar mejores notas, sino en apoyar el aprendizaje en familia.

Todo el mundo (sí, eso significa también los padres) establece tres objetivos a corto plazo, alcanzables y orientados a tareas y mejoras que estén bajo su control. Por ejemplo, “Voy a sacar todos los sobresalientes este semestre” es demasiado amplio y difícil de controlar. En su lugar, prueba con “Voy a pedir ayuda en matemáticas más a menudo”, “Voy a planificar una sesión de ayuda extra a la semana” o “Voy a practicar mis multiplicaciones tres veces más este mes”.

Participación de los padres

Como padre, usted sabe que el estudio es esencial y puede ser la diferencia entre las buenas y las malas notas. Pero, ¿cómo conseguir que su hijo vea la importancia de estudiar cuando preferiría estar haciendo otra cosa?

Una de las mejores maneras de asegurarse de que su hijo estudie de forma eficiente para sus exámenes es ayudarle a practicar para ellos. Practicar para un examen permite a su hijo familiarizarse con el formato del mismo, los tipos de preguntas que se le harán y los temas que se tratarán. Además, la práctica puede ayudar a su hijo a aumentar su confianza y a reducir la ansiedad que pueda tener ante el examen.

Hay muchas maneras de ayudar a tu hijo a practicar para los exámenes. Una de ellas es pedirles que realicen el test de práctica 11+ Exam Papers. Esta prueba está diseñada para ayudar a los niños a prepararse para el tipo de preguntas que verán en el examen 11+.

Otra forma de ayudar a tu hijo a practicar es pedirle que complete problemas de ejemplo de su libro de texto o de exámenes anteriores. También puede escribir ejemplos de redacciones o responder a ejemplos de preguntas. Cuanto más practique su hijo, mejor será su rendimiento el día del examen.

¿Qué espera de su hijo en su experiencia en la escuela secundaria?

Los niños rinden más en la escuela cuando los padres se implican en su vida académica. Asistir a la noche de regreso a la escuela al comienzo del año escolar es una buena manera de conocer a los profesores de su hijo y sus expectativas. Los administradores de la escuela también pueden hablar de los programas y políticas de la escuela.

Asistir a las reuniones de padres y profesores es otra forma de estar informado. Suelen celebrarse una o dos veces al año, en los periodos de presentación de informes de progreso. Las reuniones son una oportunidad para iniciar o continuar las conversaciones con el profesor de su hijo, y discutir estrategias para ayudar a su hijo a dar lo mejor de sí mismo en clase. Reunirse con el profesor también permite a su hijo saber que lo que ocurre en la escuela se compartirá en casa.

Si su hijo tiene necesidades especiales de aprendizaje, pueden programarse reuniones adicionales con los profesores y el resto del personal escolar para estudiar la posibilidad de establecer o revisar los planes educativos individualizados (IEP), los planes educativos 504 o los planes de educación para superdotados.

Conocer la disposición física del edificio y del recinto escolar puede ayudarle a conectar con su hijo cuando hable de la jornada escolar. Es bueno saber la ubicación de la oficina principal, la enfermera de la escuela, la cafetería, el gimnasio, los campos deportivos, los patios de recreo, el auditorio y las clases especiales.