Ayudar a concentrarse para estudiar

Cómo no distraerse mientras se estudia

Todos hemos estado alguna vez en esa situación: sentado en tu mesa, con un plazo de entrega urgente y la mente distraída. A pesar de tus esfuerzos, las cosas no avanzan.    Necesitas concentrarte en la tarea que tienes delante. Estás motivado para hacerlo. Pero no consigues concentrarte.

La incapacidad para concentrarse en una tarea es uno de los males de nuestro tiempo: todo el mundo quiere saber cómo concentrarse mejor. Sin embargo, los beneficios de mejorar la concentración y el enfoque hacen que sea un problema que vale la pena abordar.

En Fuerza de voluntad y autodisciplina, Remez Sasson escribió que la concentración es la capacidad de dirigir la atención siguiendo la propia voluntad. Concentración significa control de la atención. Es la capacidad de enfocar la mente en un tema, objeto o pensamiento y, al mismo tiempo, excluir de la mente cualquier otro pensamiento, idea, sentimiento o sensación no relacionados.

Esta última parte es la más complicada para la mayoría de nosotros. Concentrarse es excluir, o no prestar atención, a cualquier otro pensamiento, idea, sentimiento o sensación no relacionados. No prestar atención a los números, pitidos y otros indicadores de que tenemos un nuevo mensaje, una nueva actualización, un nuevo “me gusta”, ¡un nuevo seguidor!

No puede concentrarse en el estudio

La eficacia de tu tiempo de estudio depende de tu capacidad para centrarte y concentrarte mientras estudias. Elegir un entorno de estudio de calidad, reducir las distracciones internas o externas y limitar las multitareas pueden ayudar a que tu tiempo de estudio sea aún más productivo y eficaz.

El entorno en el que estudias puede tener un gran impacto en tu capacidad de concentración, y elegir un entorno propicio para la concentración es un paso proactivo para controlar las posibles distracciones. Tenga en cuenta los siguientes factores a la hora de evaluar un posible lugar de estudio:

Si te das cuenta de que tu lugar de estudio preferido no te ayuda mucho a concentrarte, considera estas otras opciones y sigue controlándote: ¿eres capaz de concentrarte o te distraes con facilidad?

Las distracciones tienen muchas formas, tamaños y sonidos. Entre las distracciones externas se incluyen el ruido general, las conversaciones de otras personas, la televisión o las películas, la música, las alertas del teléfono, las alertas de las aplicaciones y cualquier otra cosa que desvíe tu atención de la tarea que estás realizando. Las distracciones internas, como el hambre, la fatiga, la enfermedad, el estrés, las preocupaciones y otros pensamientos distractores (cosas que deberías estar haciendo, cosas que preferirías estar haciendo, etc.) pueden interrumpir tu concentración tanto como las distracciones externas.

Cómo centrarse en el estudio

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y tras actualizaciones sustanciales. Más información.

Mantenerse centrado en una tarea puede ser difícil, pero puede resultar especialmente complicado cuando se está rodeado de distracciones constantes. En el mundo actual, siempre conectado, las distracciones están al alcance de un clic.

La capacidad de concentrarse en algo de su entorno y dirigir el esfuerzo mental hacia ello es fundamental para aprender cosas nuevas, alcanzar objetivos y rendir bien en una amplia variedad de situaciones.

Esto requiere un verdadero esfuerzo por tu parte y puede que tengas que cambiar algunos de tus hábitos diarios. He aquí algunos consejos y trucos de psicología que pueden ayudarle a desarrollar una concentración y un enfoque mental de tipo láser.

Si te identificas más con el segundo grupo de afirmaciones, es probable que necesites trabajar bastante tu concentración mental. Puede que te lleve algún tiempo, pero practicar algunos buenos hábitos y ser consciente de tus distracciones puede ayudarte.

Por qué no puedo concentrarme en mis deberes

Has reunido tus libros, apuntes y material de papelería y te has sentado en tu pupitre. Es hora de centrarte en tus estudios y… “¡Uf, no puedo concentrarme!”Puede que te guste ser estudiante de la especialidad que has elegido, pero memorizar una pila de apuntes de clase para poder aprobar los exámenes y recibir tu título es otra historia completamente distinta. Sobre todo porque hay muchas cosas que distraen, emocionan y dan color… ¡oh, mira, una mariposa! Incluso los estudiantes de alto rendimiento con una autodisciplina de ninja experimentan una ligera reticencia a sumergirse. La diferencia, sin embargo, es que ellos han desarrollado los hábitos de estudio adecuados que no sólo les hacen sentarse en la silla a estudiar, sino que les mantienen allí. ¿Y cómo puedes concentrarte mejor y mejorar tu concentración y tu memoria cuando estudias?