Auriculares profesionales para estudio de grabacion

Los mejores auriculares para grabar voces

Los auriculares, que antes se consideraban simplemente un accesorio, se han convertido en una parte necesaria de la caja de herramientas de prácticamente todos los estudios. Desde la grabación hasta la mezcla, se necesita al menos un par de auriculares que ofrezcan una nueva perspectiva de la música que se hace. Pero la elección de un par puede ser complicada, dependiendo de la aplicación prevista y de su nivel de comodidad física con los diferentes estilos. Veamos los distintos tipos, uno por uno.

Los auriculares internos, a veces llamados «earbuds» o «earphones», son la opción más pequeña, ligera y menos llamativa. Son, sin duda, la mejor opción para la monitorización inalámbrica en el escenario, y algunas de las opciones de ajuste disponibles permiten un excelente aislamiento. El sellado con la oreja puede provocar una respuesta de frecuencia exagerada, por lo que los intraauriculares no suelen ser la primera opción para mezclar o para cualquier tipo de escucha de calidad de referencia. Algunas personas tienen problemas de comodidad para las sesiones largas, y a otras simplemente no les gusta meterse algo en la oreja.

Los auriculares de oído o «supraaurales» se apoyan (como debería ser obvio) en la oreja. No ofrecen el mismo aislamiento que los otros dos tipos de auriculares, por lo que son una buena opción cuando necesitas estar más atento a lo que ocurre a tu alrededor. Como no forman una cámara sellada, suelen tener un sonido más abierto con una respuesta en frecuencia muy estable, por lo que son una excelente opción para la monitorización de referencia y la mezcla de auriculares. Sin embargo, pueden filtrar ese sonido al resto del mundo. Esto hace que no sean la mejor opción para el seguimiento en una sala con micrófonos abiertos. Como se apoyan en las orejas, las sesiones largas pueden resultar incómodas, por lo que se han generalizado los auriculares supraaurales con almohadillas fácilmente reemplazables de diferentes densidades de espuma y tipos de revestimiento.

Cómodos auriculares de estudio

Si necesitas un par de auriculares para usar en un estudio, encontrar la opción adecuada para tus necesidades puede ayudarte a elevar tu producción al siguiente nivel. Si necesita algo para la grabación en directo en el estudio, querrá unos auriculares de fondo cerrado, ya que podrá supervisar la grabación en directo sin que el sonido se filtre al micrófono. En cambio, para las mezclas, muchos ingenieros de sonido prefieren unos auriculares abiertos más espaciosos y envolventes, ya que pueden resultar más cómodos después de un largo día en el estudio. Los mejores auriculares de estudio suelen tener un cable en espiral para ofrecerle suficiente alcance para moverse por el estudio.

Hemos probado más de 670 pares de auriculares, y a continuación encontrará nuestras recomendaciones para el uso en el estudio.  Además, consulte nuestras recomendaciones sobre los mejores auriculares para DJ, los mejores auriculares para música, los mejores auriculares con cable y los mejores auriculares para audiófilos.

Nuestras recomendaciones anteriores son las que creemos que son los mejores auriculares de estudio para la mayoría de la gente en cada rango de precios. Tenemos en cuenta el precio (los auriculares más baratos ganan a los más caros si la diferencia no merece la pena), los comentarios de nuestros visitantes y la disponibilidad (no hay auriculares difíciles de encontrar o casi agotados en todas partes).

Los mejores auriculares de estudio para mezclar

La forma de monitorizar el audio puede ser tan importante como las herramientas que utiliza para capturar el sonido. Ya sea para hacer un seguimiento, mezclar o afinar su música durante la masterización, le ayudaremos a encontrar el par de auriculares adecuado para su próxima visita al estudio.

Ione forma parte del equipo de marketing de Musician & Consumer Audio en el Reino Unido. Su trabajo le permite combinar sus pasiones por la música y el marketing digital. Cuando no está trabajando, lo más probable es que Ione esté en un concierto o en casa mostrando sus habilidades como experta jugadora de Guitar Hero.

Auriculares profesionales de estudio Focal Listen

Los auriculares cerrados son los mejores para las aplicaciones de grabación, ya que encierran completamente los oídos y el acolchado alrededor de la oreja ayuda a evitar el «spill», es decir, que se filtren restos no deseados de la pista de acompañamiento y acaben en la grabación. El acolchado también proporciona una capa adicional de comodidad.

Los auriculares abiertos suelen ser más ligeros y, por lo tanto, más cómodos de llevar durante periodos más largos, pero no son tan comunes. Presentan un mayor riesgo de derrame de audio, por lo que son más adecuados para tareas de programación y mezcla, más que para la grabación directa. Además, no bloquean el ruido externo con la misma eficacia que los auriculares cerrados, por lo que hay que hacer algunas concesiones.

Por su parte, los monitores intraauriculares (también conocidos como IEM) suelen reservarse para la monitorización en el escenario, a menos que sean de muy alta calidad, en cuyo caso pueden ser adecuados para su uso en un entorno de estudio. Los auriculares internos no serían nuestra primera opción en este caso, pero hemos recomendado un par de pares de calidad en esta guía en caso de que vayas a dividir tu tiempo entre el escenario y el estudio y sólo tengas presupuesto para un juego.¿Cuál es la diferencia entre los auriculares de estudio y los normales? Una de las preguntas que te puedes hacer es por qué la distinción entre auriculares normales y de estudio: ¿por qué no puedo utilizar cualquier par de auriculares para la producción musical? Vale, técnicamente son dos preguntas, pero la respuesta a ambas es la misma: la mayoría de los auriculares que se fabrican para escuchar música a diario o para jugar tienen un refuerzo inherente en alguna parte de la gama de frecuencias para mejorar la experiencia auditiva, normalmente haciendo que las cosas suenen mejor al aumentar las frecuencias graves y agudas.